6 Las Vegas

Mi primer fin de semana en EEUU lo pasé en Las Vegas. Una de las mejores amigas de Jean (Jessica), tenía que ir a una especie de concurso mundial de pastelería porque estudia para ser una chef que te cagas, así que Jean y sus amigas decidieron “solidarizarse” con la causa y pasar un finde de fiestaca aprovechando la ocasión. El Iván acababa de aterrizar en el país, así que Jean no tuvo más remedio que llevarle a ver Lass Vegas porque es una de esas cosas que “hay que hacer”.

El viaje comienza en casa de Kirstie, una de las pocas americanas que ya conozco en LA (no me estoy haciendo el guay, es por economía en el lenguaje… bueno vale, me hago un poco el guay), me lío, el caso es que la conozco porque estuvimos en su casa de Sevilla el curso pasado (también es profe en España). Mientras hacemos hora para salir nos quitan las zapatillas (en EEUU se va descalzo en muchas casas), nos dan waffles (que son como gofres caseros pero redondos y en yankee), nos enseñan la casaza (sólo superada por la de Yira, aunque esta tiene el mérito de estar LA y no en el culo ode SLC; si no sabes quien es Yira no te has leído el post número cuatro o estabas empanao/a) y conocemos a la niña mimada de la familia (tan mimada que se cabrea si su padre nos mira a nosotros y no A ELLA!). Allí se nos une Amber, que es negra y tiene rastas; espero que llegue un momento en el que este hecho me pase desapercibido, pero hoy por hoy es mi única amiga negra (facebook lo dice) y es algo que no deja de llamarme la atención. Tiene labios el doble de gordos que la gente que conozco, tiene músculos en los músculos, dan ganas de tocarle el pelo a ver cómo es y hasta le miro los dientes a ver cómo son. Deduzco inmediatamente que ella ha visto demasiados blancos en su vida como para encontrarnos igual de fascinantes a estas alturas.

Acabados los waffles nos subimos en el coche de Kirstie la propia Kirstie, Jessica, Amber, Jean y yo; y el primer pensamiento que me cruza la cabeza al subir a la autopista es de buen rollo total ante la idea de estar en un coche que va a Las Vegas con cuatro chicas guapas… Mientras escribo esto tampoco puedo evitar recordar a Juan, que escribe un blog sobre una ciudad sin mujeres (Libia para los que no lo sigáis, que ya estáis tardando porque es cojonudo).

La carretera atraviesa un desierto. Paramos en una tienda de alienígenas que está al lado de varias gasolineras y restaurantes que te hacen pensar dónde coño viven los que trabajan allí… Las opciones que me vienen a la cabeza son un Búnker bajo la arena del desierto, Se quedan a dormir en la tienda. Son aliens de verdad y vuelven a su planeta en naves espaciales cada noche… Me hago con una botella de True Blood  y seguimos con la ruta.

Cruzar la frontera de Nevada impresiona porque pasas del desierto a casinolandia en segundos. La segunda vez que fuí lo hice de noche y el contraste es más bruto todavía. Nos alojamos en un casino gama media porque el Cesar’s Palace y el MGM Grand se nos suben del presupuesto. Estamos seis en una habitación de cuatro, así que de pelas sale guay (he contado bien, es que faltaba Sarah, que venía en su coche y se nos unía en el hotel). Tras pisci con agua calentorra y DJ atufante cenamos (hamburguesa con queso manchego, que es rollo gourmet para los de aquí) y al intentar meternos en un pub no me dejan pasar porque no llevo el pasaporte (creo que es la primera vez que me siento como un inmigrante ilegal en mi vida). En ese mismo momento un grupito de Británicos se ríen de mí y me piden que me aparte con cachondeito para que el segurata les diga exactamente lo mismo que me acaba de decir a mí (ya sabéis quién se está partiendo el culo ahora…). En el siguiente garito (Señor Frog) pasmos sin historias y tras unas piñas coladas apañamos una noche con bastantes risas y bailoteo.

Al día siguiente fuimos a los casinos, perdimos 5$ al Black Jack y al ver la ruleta pedí por favor que me sacaran de allí o iba a sacar 1000$ de un cajero y los iba a multiplicar por un millón, pero la ruleta y yo es otra historia…

En fin, que todo dios habla de Las Vegas hasta si nunca ha estado allí, así que no cansineo más, lo que a mí me llamó más la atención (aparte de la ruleta, que me dejó picueto perdido) fue que la gente vive en Las Vegas, y tienen casas y vidas y hasta hay una universidad que está bastante bien y conviven a diario con el mundo de mentira que se han montado. De hecho la novia de mi nuevo compañero de piso (Kelly, ya sé, es nombre de chica, pero no) vive en Las Vegas y huye de allí cada fin de semana; se viene a SLC a ver a su novio…

Categorías: Sin categoría | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “6 Las Vegas

  1. Rubia

    Que guay Ivan!! Otro amigo pa leer mientras cago!!! Jejeje
    Has empezado muy bien tu blog, a ver si sigues dandole duro, que sabes que yo soy mu vacin me gusta enterarme de to,😄
    Lo dicho disfrutalo mucho todo y a ver si tienes suerte con lo de Isis. Besotes

    • ¿Qué tal esos Hunger Games? Si ya te dije que como te lo empezaras te atrapaba, por muy de adolescentes que sea, y si alguien me compara la historia con las crepusculeces me ofendo mucho. Ya pondré foticos pa los que os gustan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: