18 Olor corporal: Episode two

Día siguiente. Ocho de la mañana. Ogden Preparatory Academy. Sala de la fotocopiadora. Ángel Marrero se dispone a hacer unas fotocopias para su clase de tercero cuando me abalanzo sobre él como perro de presa. No le doy tiempo a pensárselo dos veces ni a huir. “Me tienes que decir quién te hizo ese comentario” Uso mi voz de no estar de broma ni un poquito y le miro directamente a los ojos sin parpadear siquiera. Por supuesto se niega, pero le explico que me parece una falta de respeto, que es algo que genera mal ambiente entre los compañeros y que no me voy a pasar el resto del curso preguntándome si la historia viene de la directora o del último mono del colegio. Se vuelve a negar pero se está poniendo bastante tenso. De hecho yo también me estoy tensando.
Pasan profesores de aquí para allá y pese a no tener ni puta idea de lo que decimos a todos les queda claro que no estamos de risas. Me pregunta que si me afectó tanto y le digo que no he dormido bien dándole vueltas al asunto, lo cual es casi cierto. Pero sigue negándose a delatar a nadie.
“Pues pienso llegar hasta el final.” le digo. “Voy a hablar con Kathy y le voy a comentar lo sucedido porque no voy a tolerar esta situación” ahora la tensión se palpa y él no sabe qué decir. “Espera un poco” claudica al fin, y nos vamos cada uno a nuestra clase, yo ya sé que va a ir a la clase de Yira, pero me hago el loco, sé que la victoria está cerca.
Al instante aparece Yira con una sonrisa algo tensa y yo le quito toda la tensión que puedo al momento. La verdad es que me he quitado un peso de encima. Yira es una tía que se pasa la vida con una bayeta en la mano y maniática de la limpieza es decir poco. Le recrimino seriamente el numerito de mensajitos y la emplazo a que si tiene cualquier otro comentario personal que hacerme lo haga en persona y de paso le evite el mal trago a un compañero, hablando de compañero voy directamente a la clase de Ángel y le digo que ya está todo solucionado y que me perdone por la intensidad del momento pero que si se presta a ese tipo de cosas pues es lo que le toca, también le digo que si “alguien” me dice algo de él yo le aconsejaré que lo hable personalmente. Todo son risas y buen rollo, yo me siento vencedor moral y todo pinta muy bien, ahora bien. ¿Será lo mismo todo después del incidente? ¿Me volveré a fiar de ellos? ¿Se sentirán raros después de quedar como dos críos? Onli taim güil tel.

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: