37 Uno y no más

Llevaba un mes dandole vueltas a lo mismo: ¿qué hago el año que viene? Todos sabéis que no estoy seguro de si quiero seguir siendo maestro (y si no lo sabéis pues os lo cuento, no estoy seguro de si quiero seguir siendo maestro), me agobia lo de tener el mismo trabajo año tras año y reinventarme de alguna manera es una cosa que me tira mucho. Que qué voy a hacer si no soy maestro, pues me encantaría ser amo de casa si tengo una parienta que me mantiene, pero dado que no van por ahí los tiros me gustaría hacer algo como dar clases de snowboard o ser un poco más jipi y viajar más (¿más? dirán algunos. Pues sí, más…).

El pasado día de Martin Luther King Jean y yo estuvimos dandole vueltas a las tantas a fin de llegar a una conclusión. Jean no quería estar otro año aquí y yo pensé que lo mejor era liarse la manta a la cabeza y empezar otra aventura en otra parte. Ya sea Los Ángeles o cualquier otra parte del mundo. Empuñé el boli como si fuera un arma letal y puse una equis en el papel donde ponía que el año que viene no vuelvo a trabajar en mi cole. A continuación cogí por banda el cuaderno de resoluciones de año nuevo (que tengo vacío a espera de ideas) y puse que la primera resolución de año nuevo era dejar de ser maestro… La conversación tomó un tono distinto, como más intenso y tras muchas vueltas y cambios de opinión decidimos que no, que necesitamos al menos otro año para dar el siguiente paso. Básicamente porque no tenemos ni puta idea de cual es el siguiente paso y otro año nos puede ayudar a verlo más claro. O eso dijimos, porque lo mismo cambiamos de idea mañana otra vez, y eso también es bonito, que lo que un día es negro al día siguiente es blanco y si te guías por el corazón pues vas a dar muchos tumbos… Conclusión: seguimos igual de indecisos pero hemos puesto una equis en un papel, ahora mi directora está mucho más contenta conmigo (como para no estarlo, soy el único profe que no ha faltado aún y tengo buenos resultados) y mi mentora en el cole ha dejado de mirarme con cara de perro y ojos de “después-de-todo-lo-que-te-he-enseñado-y-lo-que-peno-contigo-me-vas-a-dejar-tirada-hijoputa”. No creo que le hiciera gracia volver a ver todo lo visto conmigo el año que viene con otro españolito novato…

Para ilustrar lo guay que va todo en el cole voy a poneros un video de mi Elizabeth y mi Joseph (yo les llamo Lizzy y Joe) que me tienen robado el corazón. PÍNCHAME

Categorías: Sin categoría | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “37 Uno y no más

  1. roci

    Sí, le gustan mucho las princesas..jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: