47 Fin de curso

Este post es interactivo, si pinchas en las palabras que están subrayadas puedes acceder a foticos o enlaces que tienen que ver con lo que se cuenta… guelcom tu de fiucher!

Ir en el Frontrunner después de cuatro meses sin cogerlo y escribir el blog después de tanto tiempo hace que este viaje parezca una visita a un viejo amigo. Jean tiene el coche delicado y ha pillado el mío para ir a currar, con lo que mi opción para ir a ensayar es el tren.

Con el curso acabado y un par de meses de vacaciones por delante me propongo la evaluación final.

Ogden ha sido una pasada, ha hecho que este invierno sea uno de los que no voy a olvidar en mi vida. Cuando llega el invierno en Alcázar me cuesta mucho no estar de bajón; el frío, el siempre igual del cole todos los días se me hace cuesta arriba y me parece que no hay mucha emoción en el calendario. Este invierno tenía mucha anticipación todos los días, que si ha nevado y se puede correr en la nieve, que si verás este finde en cuanto subamos a la montaña con las tablas, que si la nieve esta compacta y se puede ir con la bici, que si vamos de hike con Joe y Christina, que si hay concierto con los Spitfires no-se-cuando, que si vamos a zamparnos high quality pizzas en el Lucky Slice o ponernos ciegos a comer al Bucca di Beppo con Héctor y Mariángeles (aunque esto es en Salt Lake y no en Ogden)…

Aquí voy a hacer un inciso, Bucca di Beppo (o el Bucca, como le llamamos normalmente) es un restaurante franquicia italiano al que nos hemos hecho adeptos, tienen raciones tamaño descomunal y antes de comer te traen un platico con aceite de oliva y el mejor pan que puedes encontrar en los EEUU, te hinchas a mojar como si estuvieras en la mancha manchega y normalmente llevamos unos cupones de descuento a repartir entre los cuatro (Jean, Héctor, Mariángeles y el menda) que hace que nos salga tirao. Hemos llegado a ir tanto que los camareros nos tratan de forma especial, nos traen dos platicos de aceite (porque uno nos lo acabamos de un mojicón), bandejas de pan sin conocimiento y el par de jefes cada vez que nos ve se acerca a hacernos algún tipo de gracia. El remate fue el día que llegamos tarde y estaban cerrando, pedimos si nos podían traer un trozo de tarta de chocolate y nos dijeron que vale y que nos invitaban. En fin, que se come como dios por pocas pelas y si venís ya lo veréis con vuestros propios ojos.

El cole se acabó y he tenido resultados tan buenos que me han dado un bonus de $400 por mi cara bonita (ya veis como son las cosas, a buenos resultados buenos cuartos), al principio pensé que se lo daban a todo el mundo pero luego descubrí que sólo si los porcentajes de notas de los temidos “end of levels” superan el 80% de media, con lo que sólo hemos tenido bonus los profesores de segundo y cuarto (toma moreno).

Enfrente de donde he enseñado este año han hecho un flamante cole nuevo con cristaleras enormes desde las que ver las montañas mientras enseñas. Por lo visto les va de bien en mejor y aquí el prestigio y la pasta van muy unidas. El año que viene cada clase va a tener una pantalla táctil de 72 pulgadas que se maneja con un flamante ipad que nos proporciona también el cole (ya me estoy dando miedo de lo cansino que me voy a poner como el puto Luisiko). Debido a esto los proyectores de las clases se han vendido a los maestros que los querían por $75 de nada con lo que ahora tengo un proyector y veo pelis en el cielo de mi habita a tamaño techo, dicho esto sólo puedo añadir: MUA-HA-HA-HA-HA!!

La directora de mi cole, Kathy Thornburg (que me adoraba y siempre me ha demostrado sus deseos de que me quede cuanto más mejor), se jubila este año y vamos a tener una nueva el próximo curso, con lo que tienes a todo el equipo docente empollándose el libro en que se basan los estudios de la nueva directora y todos emperifollados con sus mejores galas para el día en que nos la van a presentar… todos menos yo, por supuesto, que voy como siempre. Nos reúnen en una mesa muy larga y nos la presentan. La pava puede tener los años que quiera entre veintimuchos o cuarenta y pocos, es rubia, alta, está en forma y parece activa y enérgica. Tras decirnos que no nos va a despedir a todos, que quiere seguir en la línea que llevamos porque el cole funciona muy bien y hablar un poco de ella se ofrece a que le hagamos preguntas. Aquí es cuando muchas de las maestras pelotas pierden el culo para hablar del libro que he comentado, haciendo evidente que lo han preparado y básicamente compiten a ver quién tiene la lengua más larga para lamer culos. Cuando llega mi turno le pregunto que cómo va a trabajar y que si vive en Salt Lake o en Ogden. Para mi sorpresa, la tía me dice que ha cogido el Frontrunner y tiene una bicicleta en el despacho. Tras decirle que me alegro de no ser el único que quiere ir en bici me empieza a preguntar por logística bicicletera y demás asuntos deportivos; que si cómo voy yo, que si qué trails hay, que si hace falta bici de montaña o con una de carretera se apaña, que hace triatlones, que ha venido por las montañas y los “outdoors” y que esquía y quiere aprender a hacer snowboard… no sé por qué, pero para mí que nos vamos a llevar bien…

El último día de cole hicimos la mudanza, con los niños dentro de la clase viendo “rainy with a chance of meatballs” o para vosotros “lluvia de albóndigas” (que buena es por cierto) con mi TA (Teaching Assistant), me enganché un carrito y me puse a llevar todo lo que no quiero tirar de mi clase, mesas, sillas, mi escritorio, una pizarra blanca de rotulas y varios tablones de corcho que están flamantes. Por lo visto si eres profesor y te hacen un cole nuevo tienes que compensar trabajando de transportista. Yo no llevo mal el trabajo físico y agradezco que los enanos estén entretenidos, pero hay maestras cincuentonas que son un cuadro usando las sillas con ruedas para llevar libros…

Una vez empezadas las vacaciones me he puesto manos a la obra con la titulación de piloto de ala delta. El sábado pasado estuve enlazando giros de 180º desde 600 metros de desnivel y el lunes hice dos vuelos tándem con mi profe para aprender a pilotar con tráfico (por lo menos había otros 24 parapentes y un par de alas haciendo ladera al lado nuestro. El próximo paso es ir a una montaña más alta en un pueblo de montaña llamado Randolph (con 2000 metros de desnivel) y hacer vuelos más largos, después un test escrito de un manual de vuelo tamaño ladrillo que tengo y seré H2 y podré comprar un ala y volar libre como el viento.

Jean ha encontrado un curro de “stage manager” en el Egypcian Theatre de Park City y tiene que estar en su curro de laboratorio hasta el día trece, cuando pensamos viajar algo. Yo cada vez que pienso en ir a España me doy cuenta de que por la mitad del precio del vuelo me puedo ir a Hawaii y se me quitan las ganas. Ni que decir tiene que os sigo queriendo mucho a todos y os echo de menos una barbaridad.

El próximo capítulo hablará del paso de los Spitfires por el estudio y el futuro mega-éxito “I Hate My Job (But Yours Sucks Too).” Aquí os dejo una avanzadilla, “Sexdriver” en directo en el Shred Shed y “I Hate My Job (But Yours Sucks Too)” en el Burts Tiki Lounge hace algo menos. Esta última totalmente escrita por mí música y letra…

Categorías: Sin categoría | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “47 Fin de curso

  1. ¡Copón! ¡Ivan, si sonaras más lleno de energía serías una bomba atómica!

    Me alegra que hayas vuelto, era triste pasarse por aquí y ver siempre a los monstruos de la razón creada que te dieron echando la siesta. ¡A disfrutar!

  2. rubia

    Da gusto leerte tan feliz, dale duro y sigue difrutando por tos juntos. Besotes mil
    Rubia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: