48 Salt Lake, el regreso

Después de cinco meses en Ogden y con el curso acabado (y tras haber hecho que Jean se pegue el viaje de Ogden a Salt Lake a diario durante todo este tiempo), es la hora de volver a la urbe…

Los que me conocéis sabéis que yo y las ciudades como que no nos llevamos demasiado bien, me agobia el tráfico, conducir mucho, soy muy rata y me cuesta pagar más de la cuenta por cosas que valen la mitad un poco más lejos, y pese a no ser un antisocial declarado y en muchas ocasiones disfrutar de la compañía de muchos otros integrantes de mi especie, hay otros momentos en los que también gozo de mi espacio.

Sin embargo, no todo el mundo puede vivir de piedras, nieve y caminos y Jean, siendo una criatura social como es, necesita volver a un sitio donde pase algo más que el agua por los ríos (por no hablar de poder levantarse una hora más tarde antes de currar).

Una vez vista la situación y decidido el regreso, nos proponemos encontrar un hábitat para nuestro pequeño ecosistema. La primera opción que nos vino a la cabeza fue volver a la “keli de Kelly”, donde ya estuvimos, tuvimos buen rollito y se quedaba vacía a principios de julio, con lo que podría cuadrar, no vamos a buscar una casa compartida si ya tenemos una que sabemos que nos gusta. La segunda opción es buscar una casa para nosotros solos, y hasta ahora, lo que hemos visto ha sido una vieja que dice que tiene un “estudio” que en realidad son dos habitaciones de una planta baja de una casa en las que ha hecho obra y ha metido un baño, una lavadora y una cocina a presión en una de ellas y la otra es un comedor-salón-dormitorio-recibidor. Otra casa está en el corazón de Salt Lake y se ve vieja pero tiene un salón con cinco ventanas preciosas que dan mucha luz y un balcón delante que dan un buen rollo que no veas. La tercera opción son los apartamentos en plan urbanización con piscinas, jacuzzis, gimnasios y demás, porque Héctor y Mariángeles tienen uno y siempre vamos y nos dan envidia, y pensamos que si tuviéramos uno así ellos vendrían a vernos más. Suelen estar más retirados y si molan tampoco son baratos, pero es lo que hay.

Os pongo foticos, deseadme suerte. Besos a todos.

keli de kelly

Esta es la keli de Kelly.

Otra keliEsta es la vieja con ventanas y mucha luz.

Pinehurst Apartments

Esta es la piscina del apartamento de Héctor y Mariángeles.

Categorías: Sin categoría | 5 comentarios

Navegador de artículos

5 pensamientos en “48 Salt Lake, el regreso

  1. Jeeeeeeeean

    WE CAN DO IT!!!! Sé que es un agobio pero en cuanto decidamos nos podemos disfrutar de este verano genial que nos espera.

    Writing this comment counts as me writing during my writing time…right?

  2. rubia

    Si vais a quedaros tol verano alli (lo cual dudo) la piscina tiene peso, si no, piensa en la comodidad q te den durante el curro las otras opciones.
    Besotes pa los dos.

  3. Hetol

    Pos clarisísimamente la casa con ventanas. Está desconchá, tié un árbol como cipote gordo en la puerta y lo de la piscina te lo guardas pa cuando vayamos (si vamos y cuando lo hagamos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: